pedalear es felicidad

“Pedalear es felicidad”

Vi esta frase en twitter hace unas semanas, y no podría estar más de acuerdo.

Amo mi bici y andar en ella.

Mi bici es rápida, eficiente y divertida. Me encantar salir y perderme entre las calles, seguir hasta cansarme, hasta que ya no sé dónde estoy.

Me encanta andar de noche cuando se ya guardaronlas micros y hay poca gente en las calles, porque es el único momento en que me puedo sentir dueña de ellas. Me pongo los audífonos y pedaleo a máxima velocidad, imaginando otro mundo,uno lleno de aventuras esperándome.

Escucho a gente hablar de que les gusta manejar, poner música y andar por caminos perdidos

sin destino, especialmente de noche por que el mundo realmente parece distinto y entiendo

el sentimiento pero por mucho que los autos sean más cómodos y más rápidos, prefiero hacer

lo mismo en mi bici. Creo que se aprecia más el viaje. El paisaje a tu alrededor. Creo que tiene

algo que ver con el esfuerzo involucrado, con ser tu propio motor y pedalear hasta quedarte sin

aliento.

Sólo llevo cerca de año y medio moviéndome en bici pero me encanta. Soy una convertida. Antes

caminaba o tomaba micros pero ninguna actividad me gustaba mucho. En cambio ahora feliz salgo

en bici, aun en invierno, investí algo de dinero en equiparme contra el frio y la lluvia porque meses

sin salir me pareció insostenible. Lo más que logré tener la bici guardada fue una semana y media

porque la lluvia y el viento intentaban botarme.

Mis padres me regalaron una bicicleta nueva para navidad al ver que aun andaba en la misma

que me había regalado cuando chica, era la primera bici aro 26 y aun la tenia, vieja y pesada y

no funcionando tan bien. Había comprado otra, una mini aro 20, muy bonita pero tuve algunos

problemas técnicos, ya que esta hecha para paseos simples por calles bien mantenidas y ese no

era el uso que yo le estaba dando.

Aunque me he convertido completamente, si reconozco que hay problemas. No la bici ni el

ciclismo en si, sino mas bien el resto de los ocupantes de las calles. Otros ciclistas a veces,

peatones despistados y la mayoría del tiempo, con autos.

Todas las semanas tengo algún incidente con conductores que parecen odiar mi simple existencia.

Me bocinean, gritan, tiran el auto encima, etc. Muchas veces sin razón. Simplemente por el hecho

de que estoy ocupando la calle y eso no les agrada.

Al principio me daba miedo, me ponía muy nerviosa, evitaba ciertas calles completamente pero

después de un tiempo se me ha quitado el miedo, los nervios, al menos lo suficiente como para

aprender a demandar mi espacio y gritar de vuelta.

Aun asi siento que hay momentos en que es mucho para mi y que intento evitar. Ciertas calles

en horas peak. Especialmente los puentes. En el de las animas generalmente si vengo por pedro

Montt doblo a la derecha y bajo a la costanera donde es mucho mas fácil moverme.

Pero donde vivo significa cruzar un puente, en ocasiones varias veces al dia. Y cuando es

mayor el problema he encontrado es a las 8 de la mañana. O antes de. Ya que todo el mundo tiene

un lugar donde estar a las 8,todos apurados, y antes del cambio de hora estaba oscuro por lo que

era una situación muy estresante, con demasiados autos,y peor,micros,pasando muy cerca.

Aprendi que es mejor salir mas temprano y pasar caminando. En la tarde igual hay mucha gente

pero hay menos apuro, la mayoría no tiene un horario que cumplir, por lo que hay algo menos de

presión.

He escuchado decir a otros ciclistas que ser atropellado no es cosa de “si es que” sino de

“cuando”, creo que todos tenemos historias de horror, la mayoría involucrando autos. Yo se que

en mi poco tiempo he acumulado varias. Una camioneta me arrastro, un taxi me empujo, otro que

me gritaba enfurecido, un choque estúpido con una vereda, acrobacias para esquivar peatones,

entre otros.

Pero al final de el dia, son solo historias. Y los momentos horribles son pocos. Y siempre hay

formas de vengarse o desahogarse. Se de gente que anda con las llaves en la mano. Yo suelo

simplemente “acusarlos” en twitter, contar que sucedió, tomar un momento para calmarme si

es necesario. El enojo dura poco. Sigues pedaleando y los dejas atrás, te olvidas. Tu te mueves

y produces endorfinas mientras ellos se quedan sentados, a veces ni moviéndose en el taco,

quejándose de todo.

Hay una gran sensación de libertad inherente al andar en bici, es hasta terapéutico, siempre me

hace sentir mejor, termino cansada y transpirada, generalmente hambrienta pero de buen humor.

Me hace sentir mas ligera y satisfecha con mi vida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s